lunes, 24 de abril de 2017

Sacando brillo al pueblo



Afortunadamente estamos participando cada vez más en lucir nuestro pueblo como se merece, dedicando un poquito de nuestro tiempo a mantenerlo en buenas condiciones. Recientemente se limpiaron los alrededores del puente y se efectuaron labores de mantenimiento que muchas veces nos pasan desapercibidas, las tradicionales hacenderas. ¡Buen trabajo!

miércoles, 19 de abril de 2017

Poesía: Al pendón de Andaluz


AL PENDÓN DE ANDALUZ

Vamos Bernardino,
no demores el momento,
que empiece ya la procesión,
ya es hora de que peine el viento
nuestro majestuoso pendón.

Alza recto,
firme el pulso,
apunta al cielo,
dirige el rumbo

Vamos Bernardino,
que por el mar de Castilla
nos guías siguiendo tu estela,
y el paso que vas marcando
no hay nada que lo detenga.

Historia viva,
Insignia, bandera,
pendón de Andaluz,
alma volandera.

Vamos Bernardino,
que la Iglesia ya asoma en lo alto,
pero espera, aún no lo metas,
deja que siga volando,
vamos a dar otra vuelta.

Blanco y carmesí
mástil infinito
seda que acaricia
a nuestro pueblo bendito.

lunes, 17 de abril de 2017

Semana Santa en Andaluz


Publicamos unas cuantas fotos de las procesiones de Semana Santa 2017 con un toque vintage. Y parece que fue ayer... Pincha AQUÍ para ver la presentación



lunes, 10 de abril de 2017

Las tainas: algo más que etnografía


En este interesante trabajo acerca de la arquitectura de las tainas podemos leer:

“Esto ya se perdió para siempre”, es posiblemente una de las expresiones más utilizadas por personas mayores del medio rural, que se han criado y curtido en las labores del campo, cuando se refieren a las “tenadas” o tainas. Construcciones estas que albergan diversos elementos que generan también diversas sensaciones. Para algunas personas son recuerdos de una dura infancia (y no tan infancia) cuidando del ganado, de noches en vela, de pulgas y fuerte olor a estiércol. Otras afirman que fueron, además, el motor económico de subsistencia y existencia de su familia. Muchas ven en ellas un ingrediente inseparable del paisaje castellano que lo moldea y da sentido, que habla de sus gentes y su forma de vida. Otras admiran el arduo y sesudo trabajo constructivo de piedra y madera, aprendido de generaciones anteriores que “no fueron a la escuela”. Algunos extraen de ellas el altísimo valor etnográfico, histórico y cultural que poseen, tanto por la generación de oficios como cantero, ebanista, tejero o pastor, como porque a su vera se fabricaron instrumentos musicales con un palo o un cuerno y se cantaron canciones y relatos a modo de la prensa rosa de hoy en día. En ellas se cocinaba y se dormía, y entre todos los vecinos se mantenían en pie, pensando siempre en el bien común. Parece que hablamos de hace cien años, pero nada más lejos de la realidad, nuestras madres y padres, nuestras abuelas, son esas personas que hasta hace pocas décadas trabajaban y vivían junto a las tenadas, eran las pastoras, los carpinteros y los canteros. 

Hay muchos más, pero, al menos por estos motivos, tenemos la obligación de evitar que nuestro patrimonio rural se desvanezca, se convierta en ruinas ya irrecuperables. Tenadas, pajares, chozos, potros, molinos, fraguas, hornos, pilones, dújos… son hoy en día un valor cultural, histórico, turístico y emocional que cada pueblo tiene que preservar, manteniendo así su historia y homenajeando a las personas que hicieron que ese lugar hoy exista gracias al uso responsable y sostenible del territorio. Algunos pensarán que esta tarea es folklórica, cosa rancia y de viejos. Todo lo contrario, este estudio arquitectónico es un ejemplo notable del interés que este patrimonio puede suscitar entre la gente joven, inquieta por la arquitectura, por el patrimonio, por la tierra.


AQUÍ puedes consultar esta interesante publicación

viernes, 7 de abril de 2017

El universo en una estela discoidea


Como se recoge en este artículo, la estela discoidea parece ser algo más que un simple monumento funerario, para constituirse en todo un arquetipo de una concepción espacial de tipo circular. La estela sería un campo de fuerzas que encierra en sí mismo una cosmosvisión.

En principio, la única evidencia de la que podemos partir, como nos dice este autor, es la de que la estela es un círculo sobre un pie. Esto, que en sí mismo no parece sino una ligera descripción física del monumento, tiene implicaciones simbólicas muy importantes porque si la estela representa un círculo, se puede conectar inmediatamente con un modelo de pensamiento y de concepción del espacio presente en casi todos los pueblos ágrafos (que carecen de escritura) y sobre todo, presente entre los más antiguos pobladores de Europa.

Los elementos simbólicos representados en las estelas discoideas nos revelan el importante conocimiento astral que poseían ya las antíguas civilizaciones, el equilibrio dinámico que rige las leyes de la naturaleza, el culto al astro solar, la interacción del sol y la luna en los ciclos estacionales..., en síntesis, todo el universo en una estela discoidea.

Puedes consultar en este ENLACE el artículo completo.


jueves, 6 de abril de 2017

Turismo y dinamización

Turistas visitando el pueblo
El turismo es una importante herramienta para asentar población y ayudar al desarrollo social y económico en el mundo rural.

Atraer el turismo internacional, desarrollar experiencias vacacionales que supongan una experiencia única para los turistas, cuidar la calidad y el detalle, mejorar la comercialización de los productos turísticos rurales (paquetes turísticos) y de los activos endógenos de los territorios, armonizar la oferta y realizar esfuerzos e inversiones importantes en gestión e infraestructura, etc., son sin duda objetivos que pueden contribuir a desarrollar adecuadamente una industria con gran potencial, la industria del turismo rural.

Los pueblos con patrimonio histórico y natural destacable deben valorar y aprovechar ese importante activo del que disponen para mitigar los problemas de despoblación. Quienes ya han sabido poner en valor este patrimonio han prestado especial cuidado en respetar normas de mantenimiento de fachadas, limpieza, cuidado de rincones, señalización, respeto de elementos, etc., un trabajo y dedicación que poco a poco ha llegado a dar fruto convirtiéndolos en destinos turísticos relevantes.

Pero además es preciso el apoyo institucional para lograrlo.  Toda la inversión que se destine a potenciar estos activos va a tener una importante recompensa: La dinamización y desarrollo de los territorios.



domingo, 2 de abril de 2017

Estampas de primavera

Vista desde el risco

Bueyes en la dehesa

Tulipanes empezando a florecer

Ardilla a la entrada del pueblo

Almendros en flor